Alimentos prohibidos para perros

alimentos prohibidos para perros

 

 

Si quieres saber qué es lo que comen tus perros y así asegurar que sean premios y bocadillos naturales, en Peek & Miis, sabemos que hay ciertos alimentos que le agregan sabor a tus platillos favoritos y que no nos hacen daño, pero que se ha demostrado que si hacen daño a los glóbulos rojos de los perros y causarles anemia, como el caso de los ajos.

Así como los ajos, hay una lista importante de alimentos que debes evitar darles a tu mascota perruna de cualquier forma, crudos, cocidos o aún en polvo.

Lee aquí una lista de alimentos que no sólamente son tóxicos para perros, sino también de alimentos que son peligrosos y dañinos para su salud por sus características:

 

  1. Cebolla

La cebolla es sin duda uno de los alimentos que deberíamos excluir por completo de la dieta del perro ya que se trata de un alimento potencialmente tóxico. Su contenido en alicina se libera tras la masticación y la sustancia que se degrada, n-propil disulfuro, provoca una lesión oxidativa en las membranas celulares de los eritrocitos, rompiéndose dentro de los vasos sanguíneos y provocando anemia hemolítica.

 

  1. Café, té y chocolate

El café, el té y el chocolate tienen en común la metilxantina, un alcaloide estimulante que actúa directamente sobre el sistema nervioso central del perro. En el café encontramos la cafeína, en el té la teofilina y en el chocolate la teboromina, todas ellas sustancias tóxicas en grandes cantidades. También podríamos incluir en este apartado otros alcaloides, como los que están presentes en los refrescos de cola.

 

 

Las xatinas, además de afectar al SNC pueden perjudicar al funcionamiento de los riñones, al sistema cardiovascuar, al músculo liso y al músculo estriado. Aunque existen perros más sensibles que otros a la metilxantina, lo cierto es que 100 gramos de chocolate negro en un perro de tamaño mediano pueden ser fatales.

 

  1. Aguacate

El aguacate es sin duda una de las verduras prohibidas para perros más conocidas, debido a su alto contenido en persina, una toxina fungicida que deriva de los ácidos grasos. Aunque efectivamente se trata de una sustancia muy peligrosa para el consumo de los canes, lo cierto es que la toxina se encuentra únicamente en el hueso y en las hojas de la planta, pero no en la carne de la verdura. La persina puede provocar daños en los miocitos del corazón y riñones, y en los casos más graves puede ocasionar la muerte del can.

 

  1. Ajo

Al igual que ocurre con la cebolla, el ajo (también perteneciente al género Allium) contiene alicina, lo que podría provocar la aparición de anemia hemolítica. No obstante, a diferencia de la cebolla, el ajo ha sido motivo de estudio y se han descubierto potentes efectos antibióticos, antifúngicos, antiparasitarios y potenciadores del sistema inmunitario y cardiovascular del perro.

 

  1. Sal

Muchas personas que elaboran dietas caseras utilizan la sal como un condimento más, no obstante, un elevado consumo de cloruro de sodio puede conllevar la deshidratación del perro, agravar patologías cardíacas y renales o provocar una intoxicación. Recordemos que la sal es el producto más utilizado para inducir a un perro al vómito.

 

Los síntomas de una intoxicación por sal serían vómitos, hemorragia interna, descoordinación, diarrea, polidipsia y poliuria (ganas de beber y orinar constantes), convulsiones y shock.

 

  1. Nueces de Macadamia

Las nueces de Macadamia son un fruto de un arbusto proteáceo. Su consumo provoca una intoxicación y es que son varios los estudios que demuestran la toxicidad de este fruto, ya sea consumido crudo o tostado. Las nueces de Macadamia afectan directamente al SNC del perro y actúan bruscamente pasadas 24 horas de la ingestión.

 

Los síntomas clínicos incluyen depresión, vómitos, ataxia, temblores, dolor abdominal, rigidez, y se observan con facilidad mucosas pálidas o anémicas. Aunque los efectos iniciales son graves, el consumo de nueces de Macadamia no es mortal.

 

  1. Uvas y pasas

Las uvas y las pasas son ricas en ácido linoleico (así como en otros ácidos grasos), sin embargo los estudios coinciden en que algún componente de este fruto, presente en cantidades variables, o algún compuesto extrínseco provoca insuficiencia renal. Se puede observar que los perros que ingieren uvas o pasas muestran una mayor concentración de nitrógeno ureico en sangre y creatinina sérica. La parte más tóxica de las uvas es sin duda las semillas, aunque se recomienda descartar el fruto por completo de la alimentación del perro.

 

Los síntomas de una intoxicación por uvas o pasas son vómitos, diarrea, letargo, ataxia, poliuria y debilidad. El problema principal del consumo de estos alimentos es que no se conoce con exactitud el mecanismo que provoca las lesiones internas.

 

  1. Levaduras y fermentos

Las levaduras o fermentos convencionales que utilizamos para elaborar pasteles y otras recetas contienen Saccharomyces cerevisiae, un hongo unicelular bastante dañino. Ya sea por la ingestión de masa de pan sin cocer o directamente de levadura, podemos provocar una intoxicación en nuestro perro. Los síntomas más frecuentes son la aparición de gases, vómitos, diarrea, malestar y letargo.

 

  1. Alcohol

El alcohol está presente en nuestra dieta y son múltiples y conocidos sus efectos negativos en el cuerpo, afectando al SNC y causando daños hepáticos graves. Nuestro perro puede consumirlo por accidente debido a botellas alcohólicas, perfumes, enjuagues bucales e incluso después de la ingestión de manzanas podridas.

 

El alcohol puede provocar además una intoxicación etílica con suma facilidad. Sin duda se debe descartar por completo ofrecer este producto a nuestro perro y en caso de ingestión accidental se debe acudir de inmediato a un centro veterinario.

 

  1. Huesos cocidos

Finalizaremos esta lista de los 10 alimentos tóxicos para perros mencionando los huesos cocidos. Ya sea de un caldo, de una receta elaborada al horno o a la brasa, los huesos cocidos nunca deben ofrecerse a los perros, ya que pueden provocar la rotura de los dientes.

También se astillan con facilidad, por lo que podríamos ocasionar una obstrucción de la tráquea, lesiones y perforaciones, desgarro y muchas otras lesiones. Para evitarlo apuesta por los huesos crudos y carnosos.

 

Si tu mascota presenta algunos síntomas de intoxicación por alimentos, puedes consultar aquí una guía de enfermedades y síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *